El pensamiento de Chantal Mouffe se ha vuelto una referencia ineludible de la teoría y la filosofía política contemporánea. Su nombre es evocado permanentemente, tanto para reflexionar sobre proyectos políticos populares que disputen e interpelen el modelo del consensualismo neoliberal, como cuando se busca interpelar los dispositivos teórico-políticos canónicos funcionales a ese modelo. Su obra, estudiada en diferentes universidades del mundo, se ha convertido en una penetrante herramienta a la hora de repensar qué se entiende por política y por democracia en las sociedades contemporáneas.

Desde la publicación junto a Ernesto Laclau, en 1985, de Hegemonía y estrategia socialista, Mouffe ha participado de manera protagónica en los debates más interesantes acerca del encuentro entre teoría y política. Ese libro, un clásico que no ha envejecido ni un ápice, ha sido calificado como el primer jalón del post-marxismo o del marxismo heterodoxo. Allí se exponen por primera vez una serie de categorías que hoy resultan insoslayables tanto para analizar los nuevos movimientos emancipatorios, como las tradiciones populares que buscaron y buscan repensar los modos de hacer política en nuestra época.

La política vista como una práctica de articulación, la ruptura con el esencialismo de clase, la centralidad de las construcciones discursivas, los modos de pensar la autonomía de los nuevos movimientos sociales frente a las articulaciones hegemónicas, o la sugerente idea de pensar identidades políticas relacionales en clave articulatoria, fueron propuestas teórico-politicas que a partir de ese libro incorporaron un abanico de polémicas tanto en el campo de la filosofía y la teoría política, como en las prácticas políticas de los nuevos actores emergentes en el mundo popular.

Sin embargo, Chantal Mouffe no se ha dedicado a recoger los frutos de ese trabajo que ya se ha convertido en un clásico. Ella ha sido una enfática crítica de quienes piensan a la política como la búsqueda del ‘Consenso’, tal como lo impone el neoliberalismo. En La paradoja democrática, entre muchas otras cosas, ha descifrado los linajes implícitos de las tradiciones –la tradición democrática y la tradición liberal– que han confluido de un modo específico para conformar el consensualismo que ha dominado los últimos veinte o veinticinco años en occidente.

En contraposición con la idea de la política como ‘consenso’, Mouffe viene postulando la necesidad de reconsiderar a la política como una práctica donde el conflicto adquiera una dimensión insoslayable, y donde el agonismo -concepto que es central en su construcción teórica- se torna un punto de partida necesario para idear nuevas formas de configuración de lo colectivo.

La pregunta sobre qué tipo de nosotros/ellos trazar en las democracias contemporáneas, para construir alternativas populares al neoliberalismo, ha sido su preocupación constante. En su libro En torno a lo político arremete contra el propósito neoliberal de suprimir lo político y desmaleza conceptualizaciones teoréticas generando un herramental reflexivo más que potente. En Agonística, el último libro suyo aparecido en nuestros países –ha publicado en Europa, hace muy poco, ‘Construir Pueblo’, junto a Íñigo Errejón (Podemos), pero aún no ha llegado por estas costas– discute intensamente con teóricos de la izquierda autonomista, los llamados teóricos del éxodo, intensificando su propuesta de generación de espacios contra-hegemónicos a partir de una política adversarial que no se desentienda de los entramados institucionales vigentes.

Por lo demás, junto a Laclau, Jorge Alemán y algunxs pocos colegas más, Mouffe ha venido sosteniendo hace tiempo una idea para muchos un poco incómoda: aquella que propone a las experiencias ‘neo-populistas’ dadas en los últimos años en América Latina como experiencias que pueden ser un modelo a considerar –sin dejar de lado las especificidades de cada caso– a la hora de pensar formas de construcción política, para retomar la centralidad de lo popular y arremeter contra las democracias de mercado que tan al límite han llevado al Viejo continente.

En fin, la obra de Chantal Mouffe es reconocida por la profundidad y multiplicidad de sus enfoques, como por los modos de su participación en las polémicas políticas de nuestro tiempo. Citada y discutida por intelectuales de la talla de Ètienne Balibar, Slavoj Zizek, Judith Butler, Álvaro García Linera, Yanis Varoufakis, o Jacques Rancière, su visita nos propone un más que interesante momento para continuar ejes e interrogantes en el cruce entre política y emancipación.

Rizoma

Donde quiera que estés, podés participar y ser parte activa de una comunidad de conocimiento sin límites definidos. Para esto, partimos de la interpretación de un escenario convergente repleto de oportunidades para la construcción compartida de saberes y el encuentro de múltiples enfoques a partir de propuestas pedagógicas diversas y sin centramientos clausurantes.

Ver todos

Comentarios

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ADHERIRSE

La Facultad Libre se sostiene a partir del apoyo regular de una comunidad activa de personas que adhiere a ella y acompaña sus múltiples expresiones. El financiamiento colectivo hace posible la expansión de contenidos pedagógicos virtuales a través de Rizoma. Vos también podés apoyarnos!

$60 $90 $150 $300