Jacques Rancière es quizás uno de los autores más prolíficos de la filosofía francesa contemporánea. Sin dudas es también uno de los cinco o seis pensadores más citados en lo que va del siglo XXI en areas tan disímiles como la pedagogía, la estética y la filosofía política. Pero no fue por estas cosas que su visita desbordó lo previsto: fue precisamente porque su su obra puede convertirse en faro para analizar de manera profunda, con la tesis igualitaria en el centro del dispositivo, las formas emergentes de hacer educación, arte y política que la lectura de su obra y su visita siguen provocando.

Rancière visitó la Facultad Libre de Rosario en el año 2012 en el marco del seminario que denominado “Filosofía, estética y política” coorganizado con el Programa Lectura Mundi (Unsam) y la Universidad Nacional de Rosario (UNR).

Este seminario, que aquí compartimos, constó de dos instancias: la primera fue “El tiempo de la política”; la segunda, el filósofo ofreció una conferencia donde abordó la “Política de la ficción”.

A partir de la lectura de su emblemático libro “El maestro ignorante”, se nos apareció un tanto contradictorio entregarle un Doctorado Honoris Causa. En lugar de ello, la Facultad Libre le entregó un Bonete igualador, idéntico al entregado a los asistentes, que el filósofo decidió “probarse” frente a los más de 700 que fueron a escucharlo, inmortalizado momento con una fotografía que voló por las redes sociales.

“El hombre, dice Aristóteles, es político pues posee la palabra que pone en común lo justo y lo injusto mientras que el animal solamente posee la voz que señala placer y pena. Pero la cuestión, entonces, es saber quién posee la palabra y quién posee solamente la voz. Desde siempre, la negativa a considerar a ciertas categorías de personas como seres políticos ha tenido que ver con la negativa a entender como discurso los sonidos que salían de su boca. O bien ha pasado por la constatación de su incapacidad material de ocupar el espacio-tiempo de las cosas políticas. Los artesanos, dice Platón, no tienen el tiempo de estar en otro lugar aparte de su trabajo. Este “otro lugar” donde no pueden estar, es sin duda la asamblea del pueblo. La “falta de tiempo” es, de hecho, la prohibición naturalizada, inscrita en las formas mismas de la experiencia sensible.

La política ocurre cuando aquellos que “no tienen” el tiempo se toman este tiempo necesario para plantearse como habitantes de un espacio común y demostrar que su boca emite también una palabra que enuncia lo común y no solamente una voz que denota dolor. Esta distribución y redistribución de los lugares y las identidades, de lo visible y lo invisible, del ruido y de la palabra constituyen lo que yo denomino el reparto de lo sensible. La política consiste en reconfigurar el reparto de lo sensible que define lo común de la comunidad, en introducir sujetos y objetos nuevos, en volver visible aquello que no lo era y hacer que sean entendidos como hablantes aquellos que no eran percibidos más que como animales ruidosos. Este trabajo de creación de disensos constituye una estética de la política que no tiene que ver con las formas puesta en escena del poder y de movilización de masas desginadas por Benjamin como “estetización de la política”.

[Jacques Rancière – El malestar en la estética]

Rizoma

Donde quiera que estés, podés participar y ser parte activa de una comunidad de conocimiento sin límites definidos. Para esto, partimos de la interpretación de un escenario convergente repleto de oportunidades para la construcción compartida de saberes y el encuentro de múltiples enfoques a partir de propuestas pedagógicas diversas y sin centramientos clausurantes.

Ver todos

Comentarios

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ADHERIRSE

La Facultad Libre se sostiene a partir del apoyo regular de una comunidad activa de personas que adhiere a ella y acompaña sus múltiples expresiones. El financiamiento colectivo hace posible la expansión de contenidos pedagógicos virtuales a través de Rizoma. Vos también podés apoyarnos!

$60 $90 $150 $300